Los nuevos retos nos llaman. Y las carreras de obstáculos no van a ser menos. Se han convertido en una disciplina de moda: el barro, los obstáculos y el compartirlo en grupo hacen que se convierta en un planazo épico. Pero como en todo, hay que tener unos mínimos conocimientos de lo que nos encontraremos en una prueba de estas características. Entonces… ¿cómo iniciarse en carreras de obstáculos?

No tenemos suficiente con correr que nos ponemos obstáculos en el camino. Y por ello, la preparación de una prueba de obstáculos debe estar a la altura de la misma. Son retos exigentes, y más el primero en el que no sabemos a ciencia cierta qué nos encontraremos realmente. En función del objetivo que tengamos seguiremos una serie de tips que nos permitirán acabar la prueba en condiciones. Para una primera vez es recomendable ir a disfrutar sin importar el tiempo.

Tips para cómo iniciarse en carreras de obstáculos

Los burpees son lo primero: es un ejercicio básico para entrenar de cara a las pruebas de obstáculos. Te ayudan a activar el organismo y en caso de que no superes un obstáculo será el castigo que recibas.

El running debe estar presente en tus entrenamientos: no debes olvidarte de que correr es parte de una prueba de obstáculos. Combina kilómetros de carrera con burpees para hacer un entrenamiento completo. Una buena opción es hacer un entreno de carrera de 5 kilómetros y cada 2-3 minutos parar a hacer unas series de burpees.

No te olvides de las flexiones y dominadas: los ejercicios en estático son muy importantes, y más si te ayudan a fortalecer la parte superior del cuerpo. Estar en forma te ayudará a superar obstáculos como muros, paredes, cogerte a una cuerda o a barras superiores.

La cuerda: más vale mañana que fuerza en estos ejercicios. Si eres hábil podrás superarla a base de entrenamiento. Es recomendable haberlo probado antes y no frustrarte si te cuesta al principio.

Variedad de terreno: así como en una carrera de asfalto el ritmo será tu principal handicap, en obstáculos tendrás un terreno irregular, cambios de ritmo, etc. Todo ello hará que si entrenas sobre distintos terrenos y superas obstáculos físicos, tu preparación será mejor y el día de la prueba lo superarás con solvencia.

Otros consejos no tan específicos y que puedes aplicar a otros deportes

Alimentación e hidratación: en cualquier época del año es bueno cuidar la alimentación e hidratación, pero si estás en preparación para una competición aún lo es más. Te ayudará a rendir mucho mejor en los entrenamientos y en la carrera, además de optimizar tu recuperación.

Descansa: no todo es entrenar. La ilusión y la motivación por iniciarte en una prueba de obstáculos no debe cegarte que es importante descansar entre sesiones de entrenamiento y antes de la prueba. Llegarás fresco y listo para afrontar el reto del gran día.

Revisar recorridos: visualiza tu objetivo y analiza qué tipo de obstáculos puedes encontrarte para poder entrenarlos y afrontar la prueba con garantías.

Seguro que existen más tips para cómo iniciarte en carreras de obstáculos, pero con éstos ya irás preparado para debutar. ¡Mucha suerte, a luchar (y a embarrarte un poco)!