Correr por las grandes ciudades se está convirtiendo en una misión casi imposible. El exceso de tráfico, las pocas zonas amplias y, principalmente, la contaminación, están complicando cada vez más los entrenos a los runners urbanos. Siempre se ha dicho que para correr solo necesitas unas zapatillas y ropa cómoda. Pero la realidad es que también necesitamos un espacio físico donde poder practicarlo. En las grandes ciudades los runners cada vez lo tienen más difícil para encontrar lugares ideales y practicar su deporte favorito. La realidad es que, en casos como el de la ciudad condal, correr en Barcelona evitando la contaminación y por rutas en condiciones, cada vez es más complicado.

El caso de Barcelona

Un estudio del RACC y Zurich Seguros sobre la calidad del aire en las zonas más frecuentadas por corredores en Barcelona saca distintas conclusiones útiles para los runners. El informe ha estudiado cuatro zonas muy concretas: la avenida Diagonal, el Paral·lel, el paseo Marítimo y la carretera de les Aigües. Cuatro zonas con situaciones diferentes respecto a la calidad del aire que se respira, pues según donde practiquemos deporte estaremos respirando más o menos aire contaminado.

La carretera de les Aigües es el lugar más recomendado por este estudio para practicar deporte al aire libre. No tiene tránsito y está en plena sierra de Collserola. Por contra, la avenida del Paral·lel es la peor zona para hacerlo. Es una calle en subida y con mucho tráfico, por lo que las partículas de aire contaminado son prácticamente el doble que en otras zonas.

En el estudio también se hace referencia a las mejores horas para salir a correr en Barcelona evitando la contaminación. En la carretera de les Aigües cualquier hora es buena, pero en avenida Diagonal o Paral·lel es más recomendable correr fuera de las horas punta tanto por la mañana como por la tarde. La hora de comer es la mejor hora para esas dos zonas, mientras que en el paseo Marítimo lo más óptimo es correr por la tarde si quieres evitar la alta contaminación.

A pesar de que la contaminación del aire es emergente en la ciudad de Barcelona, el estudio concluye que es importante no dejar de hacer deporte. Los beneficios de las actividades deportivas son mayores que los perjuicios que puede generarnos el aire contaminado. Y sí, se puede correr en Barcelona evitando la contaminación. ¡A calzarse las zapatillas y a correr!