Los runners también hacen locuras. La última es la aventura de un británico que ha decidido cruzarse Europa para enlazar Estambul con Londres corriendo en 70 días. O lo que es lo mismo, unos 3.000 kilómetros corriendo un maratón cada día. El objetivo de Russell Cook, de 22 años, es recaudar fondos para The Running Charity, una organización que ayuda a jóvenes sin techo. Sería la primera persona que cruzaría de Asia a Europa para llegar corriendo a Londres.

La aventura de Cook pasa por Turquía, Bulgaria, Serbia, Hungría, Eslovaquia, República Checa, Alemania, Francia y Gran Bretaña. El británico ha vivido momentos surrealistas y complicados en su aventura que explica en una charla con el medio británico The Argus. Idiomas desconocidos, falta de alimentos, lugares inhóspitos para dormir, etc. No es un camino de rosas para Russell Cook, que se plantea nuevos retos para cuando acabe de correr en Londres. Es ambicioso y su nivel de locura le da para imaginarse corriendo de polo a polo.

La historia de Russell Cook

Cook, que era limpiador por cuenta propia, empezó a correr hace apenas un año, compitiendo en el Maratón de Brighton. Su pasión por el running le ha llevado a embarcarse en esta aventura que le está llevando a recorrer el Viejo Continente. Entre sus utensilios destacan las zapatillas de correr, ropa cómoda que lava de vez en cuando, una hamaca para dormir y crema solar. Lo justo y necesario para un viaje largo y en el que la ligereza juega un papel importante.

El destino de su viaje le llevará a Londres, pero Cook dice que si se ve con fuerzas correrá hasta Worthing, su localidad de origen, para ver a su familia y amigos. Serán unos 70 kilómetros extra para reunirse con sus seres queridos, sumandose unos kilómetros más a la aventura de ir de Estambul a Londres corriendo en 70 días. Una locura que en los dos meses y medio que dura, llevará a Cook a sufrir situaciones de todo tipo para llegar a cumplir su objetivo.