Tras la eclosión de una marca tan relevante como Ironman, cada vez más en nuestro país surgen nuevas pruebas y modalidades de triatlones que nos retan a cumplir un reto que, a priori, parecía al alcance de pocos.

Tal vez hayas visto algún reportaje o una información breve en el telediario y algo te ha llamado la atención. Un grupo de gente nadando, en bici y corriendo que se enfrentan no sólo al esfuerzo físico, sino también a sus propias trampas mentales.

Si algo tiene este deporte es que no es nada excluyente, al contrario de lo que muchos piensan.

No importa que seas más o menos alto, más o menos fuerte, que lleves muchos o pocos años practicando algún deporte, no importa que seas de esos que va propagando por ahí que odias correr…

Competir en un triatlón y acabarlo, esta es la meta de todos los triatletas primerizos. Alcanzar la primera de muchas hazañas. Por esto, en Racetick nos hemos propuesto ofreceros una sencilla Guía de 5 pasos para que podáis encarar con garantías vuestro primer triatlón.

evalua tu estado para hacer un triatlón

PASO 1: Evalúa tu estado de forma y salud.

Aunque el triatlón va a ayudar a que tu salud mejore de forma exponencial en pocos meses, conviene que valores cómo está la “máquina” antes de comenzar a entrenar.

Haz una prueba de esfuerzo lo más completa posible: te quedarás tranquilo y los demás dejarán de preocuparse por si puedes soportar el entrenamiento.

Asegúrate antes de nada de no padecer ningún problema cardiológico.

Si tienes sobrepeso, se consciente de que el peso puede afectar a tus articulaciones, por lo que deberías de hacer trabajo específico en el gimnasio para fortalecer la musculatura ante los impactos que puedan sufrir tus articulaciones, sobretodo en el momento de correr.

Aviso: Si eres un hombre con más de 40 o una mujer con más de 50 la prueba de esfuerzo pasa de ser algo aconsejable a un imprescindible. Son franjas de edad donde el registro de afecciones coronarias es mayor. Por lo que, si es tu caso, no obvies esta prueba.

Aquí te dejamos algunos enlaces que te pueden resultar útiles:

http://www.triatlonweb.es/salud/articulo/prueba-esfuerzo-salud-triatlon

http://www.femede.es/page.php?/DeporteYSalud/CentrosDeMedDeportiva

Tras ver que todos y todas estamos sanotes, solo nos queda ver cómo responde nuestro cuerpo ante las diferentes sesiones de entrenamiento. Eso si, recuerda que no es lo mismo estar bien de salud que tener un estado de forma aceptable. No te subestimes y no te sobreestimes. Si practicas un deporte de forma regular, entrenando al menos 4 días a la semana, casi seguro que puedes pasar directamente al entrenamiento de triatlón.

Si vienes directamente desde el sofá, vale la pena que te apuntes a un gimnasio y comiences poco a poco, tratando de asistir a un par de clases a la semana de spinning, un  par de sesiones semanales de acondicionamiento muscular y empezar con pequeñas salidas al trote.

clases de natación para hacer un triatlón

PASO 2: Natación. ¿Te manejas como pez en el agua?

La natación cobra una relevancia especial dentro del triatlón, puesto que saber nadar no es un tema opcional y porque es el deporte que menos se suele controlar Necesitarás tener un nivel mínimo para ponerte a entrenar triatlón.

Si sabes nadar pero tu problema ahora es que llevas mucho tiempo sin hacerlo, es cuestión de tiempo: puedes empezar directamente a entrenar la natación como triatleta.

Ssi eres de aquellos a los que les cuesta hacer un par de largos a la piscina,ten claro que necesitas unos meses de trabajo específico y centrarte en la natación.

PASO 3: Plan de entrenamiento. Todo es cuestión de poner orden

Si acabas de llegar al mundo del triatlón, probablemente estarás sorprendido de lo que es capaz de entrenar la gente y de las horas que son capaces de dedicar al entrenamiento, aún con trabajo y familia que atender.

Plantéate de cuánto tiempo dispones y trata de optimizarlo. Como decíamos en el punto anterior, si tu nivel de natación es muy bajo, dedícale a este deporte al menos tres días a la semana durante tres meses como prioridad.

Una de las primeras decisiones importantes que debes tomar es: ¿vas a buscar la ayuda profesional de un entrenador, o vas a hacerlo tú solo?

Las ventajas de entrenar en grupo es que aumentará mucho tu nivel de felicidad mientras entrenas. Si has decidido entrenar con entrenador y en grupo, ellos te van a facilitar toda su infraestructura y organización. Los grupos de entrenamiento suelen tener horarios muy adaptados y bastante compatibles con la vida diaria.

Si te has inclinado, o no te queda más remedio que entrenar sólo, ya sea con ayuda de entrenador a distancia o sin ella, tendrás que ponerte a buscar instalaciones.

Lo ideal sería que encontraras un gimnasio o polideportivo con todo lo necesario: piscina, sala de musculación, sala de cardiovascular, clases de spinning, pista de atletismo, etc. En  general, lo más complicado es la natación pues normalmente hay pocas horas de piscina para el nado libre.

PASO 4: Entrenamiento de triatlón. Llega la hora de la verdad

Estos son algunos de los aspectos que has de tener en cuenta:

  • El triatlón para novatos es más asunto de “muchos pocos” que de “pocos muchos”, o lo que es lo mismo, esto no va de darse súper palizas de fin de semana, sino de tratar de ser constante entrenando a diario lo justo.
  • Si eres mal nadador, trata de nadar descansado todas las veces que puedas.
  • El spinning y el rodillo son tus grandes aliados del invierno para mantener y/o mejorar tu estado de forma sobre la bicicleta.
  • No cometas barbaridades corriendo a pie, pues es la mayor causa de lesiones en el triatlón. Ve aumentando progresivamente tus escapadas. En la medida de lo posible, evita el asfalto para entrenar.
  • No dejes de pasarte por el gimnasio al menos un par de días a la semana. El mejor momento para trabajar el tren superior es inmediatamente después de nadar.

PASO 5: El triatlón. Tu primer Gran Reto

Si después de meses de entrenamiento y esfuerzos, de verdad te gusta esto, olvídate de retos, olvídate de fechas y trata de hacer del triatlón tu nuevo estilo de vida, un estilo de vida en que las competiciones son una parte, son un medio… pero no un fin.

Hay una diferencia muy grande entre disfrutar el camino y sufrir el camino. Comienza a entrenar y no pienses demasiado en las competiciones. En los entrenamientos irán apareciendo las señales que te indicarán que ya estás preparado para competir.

Y no tengas prisa con las distancias, pues vas a disfrutar igual o más un triatlón corto que uno largo. Un debut en distancia super sprint (300 m natación – 7 km bici- 2 km carrera a pie) puede ser más gratificante que arrastrarse en un Half Ironman si no llegas preparado .