Con el anuncio de la vuelta de Javier Gomez Noya al triatlón olímpico, el campeonato mundial parece ponerse interesante, a la vez que puede suponer una vuelta de tuerca mediática para impulsar una distancia a veces minusvalorada, a la sombra de las grandes gestas como los Ironman.

Seguramente tú, si tú, te hayas empezado a interesar algo más de cómo funciona esta modalidad de triatlón y para eso estamos aquí.

En el artículo de hoy vamos a plantear las necesidades de entrenamiento que vas a tener que afrontar para ser un Finisher con garantías de todo un Triatlón Olímpico.

Javier Gomez Noya anuncia su regreso al Triatlón Olímpico

Antes de nada, resulta esencial que conozcas algo más de este deporte y las distancias de triatlón. Es importante conocer algunas normas básicas para que puedas enfrentarte a la competición con garantías de acabar en condiciones.

Para ello debes dominar, antes que nada, la natación. Tal vez el mayo escaño para una gran mayoría de triatletas que se sienten mucho más cómodos sobre tierra firme. Seguro que has nadado en piscina, pero no es tan probable que lo hayas hecho en aguas abiertas. Por condiciones de salinidad, el mar será más benevolente contigo ya que tendrás más flotabilidad, pero al tratarse de un espacio abierto deberás lidiar con la imposibilidad de depender de una pared o elemento al que apoyarte.

Tras salir del agua, te esperarán las dos ruedas. La fase de ciclismo, donde tu principal objetivo debería saber gestionar tus recursos vitales, optimizando tus esfuerzos al aprender a trazar bien las curvas, a ir en grupo y dar relevos, saber gestionar los cambios de pendiente y de velocidad…

Este es por muchos triatletas el tramo más agradecido, aunque el que más castiga el error. Dada la velocidad que alcanzarás deberás ser consciente de que una caída puede dejarte fuera, por lo que extrema tu comportamiento sobre la bicicleta para evitar caídas innecesarias o esfuerzos que no te beneficien. Sobra decir que en los entrenamientos no te estás jugando nada, por lo que pedalea con garantías y siempre con un ojo puesto en el tráfico.

La carrera es el segmento que seguro ya dominas. Hay que adaptarse a correr al bajarse de la bici, por lo que deberás practicar las transiciones en los entrenamientos. Haz tiradas de bici y al acabar ponte a correr 10 kilómetros (así simularás la distancia olímpica).  Al bajar de la bici tus piernas parecen de madera, pero si has practicado las transiciones notarás mucho menos esta sensación el día de la prueba.

cómo prepararse para un triatlón olímpico

¿CÓMO ENTRENAR PARA COMPLETAR UN TRIATLÓN OLÍMPICO?

Antes de seguir con el apartado de entrenamiento, debes ser consciente que por mucho que te prepares, tus capacidades físicas se verán supeditadas al material deportivo que uses. Esto no significa que debas dejarte una cantidad ingente de dinero para poder hacer un triatlón, pero sí que debes ser constante en el mantenimiento y puesta a punto de tu bicicleta, del estado de tus zapatillas de correr o del neopreno.

Dicho esto, ya puedes seguir con el entrenamiento ?

Lo ideal es estructurar el entrenamiento semanal de forma que sepamos con exactitud cómo será cada sesión programada.

TRANSICIONES: Es decir, entrenamientos combinados de Ciclismo + Running donde, tras 2 horas de darle al pedal tendremos que bajarnos de la bici para correr unos cuantos kilómetros con fatiga. De esta forma lograremos que a pesar del cansancio, el cuerpo se habitúe a coger una posición adecuada.

entrenamiento específicos de natación

NATACION: Para el entrenamiento de la natación tendrás que enfocarte mucho en la técnica. Debes trabajar este aspecto sobre todo al principio, sobre todo si es no has competido antes en ninguna prueba en aguas abiertas. Si puedes, siempre es recomendable que en esta fase te acompañe alguien especializado para poder corregir vicios y gestos innecesarios en tu forma de nadar. De esta forma conseguirás avances mucho más rápidamente. Por último, ¡Piérdele el miedo al mar!, métete en el agua y a medida que se acerque la fecha de la prueba, intensifica el ritmo y distancia de entrenamiento.

CICLISMO: El ciclismo es tal vez la parte más difícil de practicar ya que demanda más tiempo, cosa que escasea en el día a día de la gran mayoría. Por eso deberías centrarte cuando puedas hacer escapadas largas los fines de semana de mejorar tu forma de ir a rueda, cambios de marchas, aceleraciones y trazadas de curvas. Para el día a día seguramente debas conformarte con el “rodillo”.

entrenamiento de running

CARRERA A PIE:  Para llegar con garantías al último tramo del triatlón deberás subir tu exigencia combinando ejercicios de rodaje, con tirada largas de kilómetros, y series de intensidad, donde deberás subir las pulsaciones. Recuerda que entre series debes dejar un intervalo de 48h de recuperación para evitar posible estrés muscular.

EL DIA DEL TRIATLON OLÍMPICO

¡Por fin! El Gran Día.

Antes de salir de casa repasa que lo llevas todo. Si es neceasrio hazte una lista y compruebalo:

  • Gafas de nadar
  • Gorro
  • Chip
  • Zapatillas
  • Cinta portadorsales
  •  

En zona boxes, prepara todo correctamente, piensa que es en las transiciones donde puedes rascar tiempo al crono:

  • Casco sobre el manillar
  • Gafas de sol encima del casco
  • Dorsal también sobre el manillar
  • Zapatillas en la cesta

 

¡Y no te olvides de lo principal! DISFRUTA, si es tu primer triatlón visualiza tu llegada meta y no te olvides de saborear cada momento de tu primera vez. ¡Animo!